Limpieza de suelos en Zaragoza

Limpieza de suelos Zaragoza

Empresa profesional encargada del mantenimiento de suelos en Zaragoza y toda la provincia. Realizamos nuestro trabajo de mantenimiento y limpieza de suelos integral en cualquier tipo de pavimento que pueda tener en su domicilio o en su empresa, fábrica, local y en cualquier tipo de establecimiento. Contamos con más de 10 años de experiencia en mantenimientos, limpiezas, tratamientos y pequeñas reparaciones de todas las superficies que pueda tener en su emplazamiento.

Nuestro equipo de profesionales se encuentra altamente cualificado para realizar las labores de limpieza en su suelo, pavimento o revestimiento, contando con las máquinas específicas más avanzadas y los productos de primera calidad que serán manipulados cuidadosamente para no dañarlo y garantizar que la superficie a tratar obtenga el mejor resultado siempre. Realizamos presupuestos personalizados teniendo en cuenta si, tiene un elevado numero de metros cuadrados en su infraestructura, la cantidad de personal que tiene que desplazarse al lugar para realizar la limpieza y con que periodicidad necesita nuestros servicios, por ejemplo, entre algunas de ellas; nos desplazamos al lugar para visualizar el espacio y poder concretar también todas sus necesidades.

Limpieza y mantenimiento de suelos

Cuando hablamos de la limpieza de suelo y de su mantenimiento en un local o en diferentes emplazamientos como restaurantes, centros comerciales, hoteles, parkings y también en empresas, oficinas y fábricas es muy importante que la limpieza sea diaria, debido a la gran afluencia de gente que pasa por dichas superficies y a su vez, para que pueda ofrecer la mejor impresión a toda persona que visite sus instalaciones, porque un suelo sucio dice mucho de las personas que regentan el lugar y del espacio general que se van a encontrar; por eso, en Mantenimientos Jalon SL, ofrecemos un plan de limpieza diario y de un mantenimiento específico periódico del mismo, dependiendo del tipo de pavimento que tenemos que tratar.

Para el mantenimiento de suelo doméstico aconsejamos que la limpieza sea realizada a días alternos, utilizando detergentes neutros profesionales que no van a dañar la superficie y realizando una revisión semestral o anual, dependiendo del material que tenga en su hogar. Trás dicha revisión, nuestros expertos pueden reparar los puntos específicos que se hayan podido ir dañando con el tiempo, proteger de nuevo todo el suelo y también para finalizar pueden efectuar un tratamiento embellecedor que se adapte a su superficie, para devolver el aspecto nuevo del primer día.

Para ofrecer a nuestros clientes un mantenimiento profesional, nuestros trabajadores conocen todas las técnicas, acompañadas de los productos profesionales adecuados y por lo tanto, conociendo los tratamientos y procedimientos que se llevan a cabo en los diferentes tipos de suelos que hay, como pueden ser:

  • Suelos de cerámica o gres: son baldosas formadas principalmente por arcilla y silicatos, dando como resultado un color rojizo o blanco y recubiertas por un esmalte en la zona superior. En estas superficies no existe casi el mantenimiento debido a su dureza y durabilidad y con una limpieza regular es suficiente para que luzca perfecto. En el caso de rotura tiene fácil arreglo porque se reemplazan las losas individualmente, por lo que no es necesario mucho tiempo para solucionar el problema.

Para limpiar el suelo correctamente nuestros trabajadores comienzan primero por un barrido o aspirado de toda la superficie y de esta manera eliminar el polvo de todo el área. Una vez quitada la suciedad, realizamos una solución con agua tibia y un producto no abrasivo, para no estropear el suelo. Con la fregona pasamos por todo el suelo un par de veces con dicha solución anteriormente preparada y dejamos secar sin pisar.

En el caso de que el suelo contenga manchas antiguas y dependiendo cuál sea el vertido adherido, nuestros expertos utilizan los materiales y productos necesarios para su eliminación como decapantes y quitagrasas expecíficos para cerámica. En el caso de ser una mancha seca de cera o de pintura, por ejemplo, rascamos con una espátula por dicha mancha para despegar el residuo y siempre con mucho cuidado de no rayar la baldosa. A continuación, con la fregona humedecida repasamos un par de veces el espacio y dejamos secar. Cuando la mancha es reciente, con ayuda de un trapo mojado en una solución de agua y detergente quitamanchas neutro para eliminar el exceso y frotar es suficiente.

Para limpiar las juntas podemos utilizar un cepillo viejo y con una solución de agua templada con bicarbonato repasamos todas las juntas y lo dejamos unos minutos. Por último, y una vez realizados los pasos anteriores y poder dejar un aspecto brillante, fregamos de nuevo con agua para aclarar todas las juntas y finalizamos frotando todo el suelo con un trapo o toalla para secarlo y sacar el máximo brillo a cada baldosa.

  • Suelos de porcelana: son losas compuestas por porcelana y realizadas en una única cocción a grandes temperaturas, con esto, su resistencia aumenta y su compactibilidad dificulta que entre el agua o la suciedad. Estos pavimentos son muy utilizados en sitios de gran tránsito, en lugares húmedos y en exteriores, pero también son muy utilizados en los hogares sobre todo para las cocinas, los baños e incluso para revestir paredes y fachadas.

La primera limpieza de este suelo cuando acabamos de terminar una obra tiene que ser minuciosa; comenzando con un fregado de agua abundante por toda la superficie y una vez terminado, disolvemos agua con un producto neutro especifico para este tipo de suelos, porque si mezclamos con un producto abrasivo el suelo irá deteriorándose y se ira quedando sin brillo con el paso del tiempo. Con un cepillo de cerdas de plástico duro frotamos con la solución por todo el espacio; de esta manera eliminamos los restos secos que se hayan podido quedar de la reforma. Por último aclaramos con agua y dejamos secar.

Cuando mantenemos diariamente el suelo de porcelana tenemos especial cuidado con las cantidades de medida de la solución, utilizando generalmente tres partes de agua por una del producto neutro que nosotros utilizamos, para conseguir mantener por más tiempo el brillo del primer día. A días alternos utilizamos dicha disolución y con la fregona repasamos todos los suelos y diariamente repasamos con la mopa en seco o realizamos un aspirado por toda la superficie para eliminar los residuos que se hayan creado en el día.

Para la limpieza puntual de las juntas utilizamos un cepillo, también sirve un cepillo de dientes viejo y mezclamos agua con bicarbonato para juntas negras o utilizamos un producto blanqueador si las juntas son blancas. En cualquiera de las dos ocasiones lo que tenemos que hacer es extender los diferentes productos por las juntas de toda la superficie y dejar reposar; en el caso del bicarbonato con dejarlo de 5 a 10 minutos es suficiente y con el blanqueador nuestro equipo sigue las instrucciones del fabricante del producto. Retiramos con agua abundante los restos unas 2 veces y con un trapo secamos todo el suelo para que quede reluciente.

En estos suelos no existe mayor mantenimiento, en el caso de daño realizamos un diamantado y en el caso de rotura la reparación es individual de cada baldosa. Para el diamantado los trabajadores comienzan con extender agua sobre la superficie, no más de 2 metros cuadrados a la vez, y colocamos los primeros diamantes de grano grueso (dependiendo del daño del suelo utilizamos un mayor o menor grosor del grano) bajo la pulidora y se comienza con pasadas lentas y cruzadas; la masa o pasta que queda, se recoge con la fregona y repetimos la acción cambiando a diamantes de grano más fino cada vez y volvemos a retirar con la fregona hasta que el suelo quede brillante.

  • Suelos de barro: son baldosas naturales ya que se realizan a través de la tierra con la mezcla de diferentes arcillas cocidas en moldes con la forma de la baldosa de manera manual y su resultado es un aspecto rústico y de manera irregular, por lo que es un material poroso y que absorbe el agua y la suciedad fácilmente. Los suelos de barro son utilizados tanto en interiores y exteriores como en paredes, fachadas y chimeneas.

Para limpiar suelos de barro con manchas, fregamos el suelo y añadimos una capa de decapante o una mezcla de agua y aguafuerte (ácido clorhídrico) que limpia y abre el poro de las losas para aplicar más adelante el producto impermeabilizador. Tras dejar secar el suelo bien durante un día entero sin pisar, mezclamos aceite de linaza y aguarrás en el cubo a partes iguales y con la fregona extendemos uniformemente por todo el pavimento; realizamos varias capas hasta que veamos que la baldosa no absorbe más, se deja reposar toda la noche y al día siguiente se retira el aceite sobrante con unas toallas y volvemos a dejar secar.

Cuando se trata de limpieza diaria, realizamos únicamente un barrido o aspirado y unas dos veces por semana fregamos los suelos con una solución de agua y detergente neutro porque si se usa cualquier otro tipo de producto abrasivo como lejía, la baldosa se deteriora seriamente perdiendo el brillo y el color. Con respecto a la limpieza de juntas, el proceso que se realiza es el mismo que en los suelos anteriormente mencionados debido a que el material de las juntas normalmente es el mismo.

Periódicamente el tratamiento que llevamos a cabo es sellar los poros del suelo para protegerlo de humedades o manchas y de esta manera se impermeabiliza toda la superficie. Una vez protegido el pavimento, realizamos un acabado brillante extendiendo con una brocha ancha la cera líquida produciendo un realzado del color del suelo con un efecto mate y si realizamos una segunda capa el aspecto es satinado. Cuando la superficie esta seca, realizamos un pequeño pulido con una caperuza de lana de oveja para que el acabado brillante perdure durante un mayor tiempo.

  • Suelos de moqueta y alfombras: son superficies recubiertas por una tela de fibras, de lana o de algún material flexible que se coloca adhiriéndose al suelo y paredes. Este tapizado es utilizado en interiores de oficinas, en salas de exposiciones, en habitaciones de hoteles y en domicilios principalmente, dando sensación de calidez en estas áreas excluyendo el baño y la cocina.

El mantenimiento diario en los suelos de moqueta es el aspirado y el mantenimiento periódico se puede realizar limpiando el revestimiento en seco o con vapor. Limpiar moquetas en seco es nuestro método más utilizado y reclamado por nuestros clientes por sus grandes ventajas en espacios como hoteles u oficinas en las que en la mayoría de las zonas no puede restringirse el tránsito durante un largo tiempo, como pasillos o entradas de acceso y con este método puede pisarse una vez terminado de limpiar.

Para ello, nuestro equipo de trabajadores ayudados de una máquina específica de limpieza profesional de alfombras y moquetas con la que tras el aspirado la superficie queda seca, limpia, con el aspecto del primer día y disponible para pisar. Primero extendemos un granulado por toda la superficie a limpiar, después cepillamos con nuestra máquina para levantar las fibras y recogemos el grano con la suciedad con nuestra aspiradora profesional.

En el caso de limpieza de moquetas con vapor comenzamos con un aspirado exhaustivo de todo el área; a continuación, limpiamos las manchas que pueda tener en el suelo normalmente con una solución de agua y vinagre a partes iguales y finalizamos con la vaporeta de vapor a presión. Es recomendable limpiar de esta manera 1 o 2 veces al año, dependiendo del uso diario y las mejores épocas para realizar este tipo de limpieza son en primavera y en otoño debido al clima cálido, el tapiz se seca más rápido y fácil.

Respecto a la limpieza de manchas nuestro equipo realiza un proceso u otro dependiendo del origen de la mancha, por ejemplo, las manchas comunes son eliminadas pasando un trapo húmedo suavemente, sin frotar, con la solución de agua y vinagre. Las manchas de líquidos tiene que ser limpiadas al momento, para ello, utilizamos de manera suave un cepillo mojado en una solución de agua y jabón neutro, para no estropear el tapizado y dejamos secar, intentando no pisar hasta que desaparezca la humedad. En el caso de manchas de cera colocamos una bolsa con hielos encima de la cera para endurecerla completamente, luego colocamos un papel encima y con la plancha hacemos que la cera se pegue en el papel para eliminarla; si queda algún resto utilizamos agua y limón como desengrasante casero. Para la limpieza de manchas de barro es recomendable dejar secar primero y después frotarlo con un cepillo para convertirlo en polvo y poder aspirarlo sin problema. Por último, para eliminar los restos y manchas de chicles lo trabajadores utilizan hielos para endurecer los restos y luego quitaremos dichos residuos de manera manual para no estropear la alfombra o moqueta.

  • Suelos de microcemento o cemento alisado: son suelos normalmente formados a base de agua, de cemento y de pigmentos naturales para dar el color que queremos en nuestra superficie. Cada vez es más común este tipo de pavimentos utilizados en nuevas obras o renovación del estado de establecimientos y de domicilios tanto en lugares interiores y exteriores como en paredes y techos para dar un aspecto moderno y a la vez tienen una fácil limpieza, mantenimiento y reparación.

En Mantenimientos Jalon SL, tenemos la posibilidad de limpiar suelos de microcemento de manera manual para pequeños espacios pero también están capacitados para el manejo de las máquinas de limpieza para suelos en grandes superficies. En cualquier caso, comenzamos con un aspirado minucioso de todo el pavimento y una posterior fregada tanto con un trapo húmedo de la mezcla de agua con detergente neutro, no abrasivo, como con la máquina específica de fregado sin esponja metálica, ni cepillos duros o metálicos que puedan rayar el suelo.

Para la limpieza de manchas tan solo tenemos que limpiar con una fregona, agua y un jabón neutro, pese a ser un suelo impermeable dado su acabado, si un líquido se queda durante mucho tiempo puede penetrar en el pavimento pero si se limpia en el momento, no queda ninguna marca. Los productos como lejías, detergentes, cloro, amoniaco o jabones si se dejan en la superficie por un tiempo largo van a perjudicar el sellado protector y en algunos casos va a dejar restos de manchas.

El mantenimiento de suelos de cemento alisado o microcemento, así como de su reparación son unas tareas que no nos llevan mucho tiempo debido a su facilidad y para el cliente tampoco supone un gran presupuesto para ello. Con el paso del tiempo y dependiendo del tránsito diario que soporta el pavimento el tratamiento de mantenimiento y eliminación de ralladuras o manchas incrustadas tiene que realizarse habitualmente.

Comenzamos con un pequeño y suave lijado y aplicamos una capa de sellado, que consta de una película normalmente de ceras acrílicas, extendida con una mopa y un soporte aplicador de ceras para que sea uniforme y realizamos unas dos capas posteriores de barniz al agua, aplicadas con un rodillo de pelo corto de micro-fibra con un intervalo de 12 horas entre cada aplicación y pasadas 24h desde la aplicación de la cera.

  • Suelos de piedra natural: son baldosas formadas por diferentes materiales naturales como pizarra, cuarcita o mármol entre algunas de ellas. Los principales suelos de piedra natural son; los suelos de arenisca utilizados especialmente para lugares húmedos, resistentes al desgaste y a la corrosión, los suelos de caliza formados por la consolidación de conchas marinas con arcilla o cuarzo y difíciles de erosionar. Los suelos de cuarcita que no absorben el agua y resistente a cambios de temperatura extremos, perfectos para jardines y exteriores, con una gama de colores rojiza, grisácea, rosada y blanquecina, con la posibilidad de instaurarla con una textura rugosa o lisa; en el caso de los suelos de pizarra son perfectos para cocinas, baños y en zonas exteriores de colores grises y negros oscuros, compactos, resistentes e impermeables y los suelos de mármol que son los más caros de todos estos materiales naturales, utilizados no solo en suelos sino también en lavabos y encimeras, tiene tonalidades claras como color crema o blanco y oscuras de verdes, negros o marrones.

El mantenimiento que se tiene en este grupo de suelos, menos en los suelos de pizarra y mármol, es un barrido o aspirado periódico de todo el suelo y un posterior fregado con agua templada y mínimo una vez al mes utilizamos el agua junto con un producto neutro para recobrar el brillo. Si el suelo se encuentra dañado podemos realizar un pulido y un abrillantado para que las superficies recobren el estado y el brillo del primer día. Para eliminar la suciedad adherida o derrame utilizamos agua templada y con la fregona repasamos la mancha, si no fuese suficiente, también podemos utilizar un trapo, agua caliente y un detergente neutro, frotar y aclarar con agua tibia.

En el caso de los suelos de mármol hay que limpiarlo regularmente expandiendo una mezcla de agua y vinagre en forma de spray por todo el suelo y a continuación pasamos la fregona humedecida con agua; también puntualmente podemos realizar un pulido mecánico que consta de utilizar una máquina rotativa. Primero pulverizamos un producto líquido decapante de suelos y con la máquina rotativa y con lanas de acero frotamos a baja velocidad, una vez limpio el suelo realizamos el mismo proceso con las lanas y la máquina rotativa con velocidad baja pero expandiendo el producto líquido cristalizador de suelos, no el decapante; y finalmente aplicamos una cera protectora específica para mármol y poder alargar la durabilidad del brillo.

Cuando realizamos el mantenimiento y limpieza de suelos de pizarra y queremos recobrar el brillo comenzamos mezclando aguarrás y aceite de linaza y con un estropajo humedecido de la mezcla frotamos por toda la superficie con cuidado y tras finalizar, pasamos un paño seco y limpio por el suelo mojado para secarlo y poder recobrar de nuevo el brillo. Para eliminar las manchas de aceite tan solo necesitamos utilizar un paño y alcohol; vertimos un poco de alcohol sobre la mancha y frotamos con el trapo. En el caso de las demás manchas utilizamos una solución de bicarbonato y agua o solo con agua oxigenada y pasados unos 10-15 minutos, con un cepillo de cerdas frotamos sobre la mancha y limpiamos con agua abundantemente.

  • Suelos de vinilo: son revestimientos sintéticos que se fabrican a partir de Policloruro de vinilo, también llamado PVC y que puede imitar el aspecto del mármol, madera, pizarra y más. Este pavimento es impermeable, resistente y sobre todo de fácil mantenimiento y limpieza. Se comercializa de dos maneras diferentes, en suelo continuo que es flexible y se venden en rollos de 5 a 7 metros y en losetas que son rígidas y se colocan en clic o pegadas al pavimento anterior siempre y cuando no este desnivelado o tenga las juntas muy anchas.

Respecto al mantenimiento de suelos vinílicos, realizamos un barrido o aspirado diario y dos veces por semana con agua tibia y un detergente neutro humedecemos una mopa y repasamos toda la superficie. Es importante que se eliminen en el menor tiempo posible los restos de arena, piedrillas o polvo provenientes del exterior porque pueden dejar el suelo dañado de ralladuras, estropeando la capa protectora del suelo y sin brillo.

Para eliminar las manchas en este tipo de pavimentos utilizamos diferentes procedimientos dependiendo del tipo de suciedad o del tiempo que lleven, por ejemplo, para limpiar manchas de tinta, rotulador y bebidas como zumos, vino o café usamos agua, un detergente neutro y con un trapo húmedo en está disolución, frotamos la mancha desde afuera hacia dentro siempre. Con las manchas de pintura o restos de cola líquida utilizamos un trapo con alcohol y lo posamos encima del resto o suciedad dejándolo actuar durante unas horas para que se ablande y poder eliminarlo fácilmente restregando con un trapo y aclarando con agua abundante. Para finalizar, la eliminación de restos de aceites y grasa en los que tenemos que retirar el excedente y sobre la mancha limpiamos con un detergente neutro y agua y volvemos a aclarar con agua.

Si queremos devolver el brillo a los suelos de vinilo tenemos que realizar en un cubo una mezcla de agua, media taza de vinagre de manzana, una cuchara de detergente neutro y otra cuchara de aceite mineral y remover hasta que quede una solución homogénea. Con una mopa o fregona humedecida por la mezcla, repasamos todo el suelo de vinilo, tras finalizar enjuagamos la mopa y con otro cubo de agua tibia solamente, volvemos a repasar todo el espacio y por último secamos el suelo con un trapo suavemente, para eliminar los excesos de detergente y prevenir de las manchas de agua.

  • Suelos de madera: son pavimentos formados por piezas de madera en el que encontramos diferentes tipos de suelos como pueden ser, suelos de tarima flotante, parquet, parquet industrial, parquet de mosaico y parquet multicapa. Este tipo de suelos son utilizados tanto para grandes infraestructuras como centros comerciales, oficinas y locales, como para pequeños espacios en domicilios y pequeños establecimientos, aunque su mantenimiento y limpieza sea delicado y en ocasiones difícil de tratar.

Para la limpieza de superficies de madera contamos con fregonas especiales de cerdas amarillas de micro-fibra para el fregado, evitando usar bayetas y otros tipos de fregonas, de esta manera podemos ofrecer una correcta limpieza. Para realizar también un correcto mantenimiento de los suelos de madera utilizamos principalmente agua tibia o caliente y medio vaso de vinagre blanco, junto con la fregona. Cuando tenemos hecha la mezcla enjuagamos la fregona y muy bien escurrida para eliminar el exceso de agua, repasamos todos los suelos y así devolver el color y aspecto del primer día. Por otro lado, existe otra manera diferente de realizar la limpieza de estos suelos; con un pulverizador realizamos una solución de agua, vinagre y unas gotas de aceite de árbol del té, esto hace que desinfectemos y aportemos brillo natural a la superficie. Tras finalizar de pulverizar por todo el suelo la mezcla, pasamos una mopa suavemente y seca para retirar la suciedad y secar al mismo tiempo.

Diariamente podemos aspirar y pasar la mopa en seco cuanto nos sea necesario, debido a que esto no daña en absoluto el suelo. Cada cierto tiempo es recomendable encerar o acuchillar los suelos de madera. Periódicamente a parte de acuchillar, pasamos un paño con cera específica para maderas o aceite para el suelo, esto devuelve el brillo y repara el estado del pavimento de pequeños rayones superficiales. A la hora de reparar rozaduras un poco más internas, utilizamos un estropajo de acero para frotar sobre el rayón y después extendemos betún marrón con cera para suelos y frotamos enérgicamente para que penetre y quede como nuevo.

Respecto a la limpieza de manchas utilizamos diferentes técnicas dependiendo de la suciedad; si se trata de un derrame líquido, lo mejor es utilizar un limpiador en crema encima de la mancha, luego limpiamos suave con un paño húmedo y secamos con otro paño limpio. En el caso de manchas de grasa o betún cogemos algodón y lo mojamos de trementina para limpiar la suciedad; a continuación aplicamos cera para recuperar el color y si la mancha es de huevo crudo, utilizamos una esponja húmeda en agua con sal y luego aclaramos solo con agua caliente o tibia.

  • Suelos de baldosa hidráulica: son losas decorativas formadas de cemento comprimido por prensas hidráulicas y pigmentos. Son suelos llamados vintage, debido a que se empezaron a instaurar en los hogares en los años ochenta y que en la actualidad se están volviendo a colocar en interiores de baños y cocinas principalmente. Su mantenimiento es casi inexistente, son pavimentos resistentes y que aportan un gran diseño decorativo a los espacios.

El mantenimiento diario en este tipo de suelos es realizar un aspirado y posteriormente se pasa la mopa un poco humedecida; una vez por semana aproximadamente fregamos el suelo con una solución de agua y el tratamiento protector específico para el pavimento. En el caso de realizar una limpieza a fondo en grandes superficies, nuestros trabajadores utilizan una máquina fregadora con un disco de fibra o gamuza y un detergente neutro y con una sola pasada es suficiente. Una vez repasado todo el suelo con la máquina, eliminamos los residuos que han surgido con una mopa húmeda.

Después de dejar secar toda la superficie durante 24h y sobre todo sin pisar para que no se produzcan manchas y pasado el intervalo, pasamos a proteger las losas realizando un proceso de sellado para eliminar la porosidad y proteger de los agentes dañinos del día a día, de la humedad y de la posible aparición de eflorescencias salinas; para ello utilizamos una brocha y un recipiente ancho y comenzamos a extender el producto por todas las baldosas con movimientos transversales, horizontales y verticales y dejamos secar otras 24h sin pisar. Es recomendable terminar con una cera líquida especial para suelos hidráulicos, esto dejará un acabado duradero y perfecto durante más tiempo. Una vez al año es recomendable realizar el proceso de abrillantado para darle un mayor tiempo de vida útil a tu suelo.

Para eliminar las manchas comunes tan solo necesitamos un producto desengrasante quitamanchas. Con un trapo retiramos el exceso de derrame del pavimento, pulverizamos el producto limpiador, frotamos con un estropajo o esponja de fregar los platos y aclaramos con un trapo húmedo de agua tibia. Con las manchas de café o aceite debemos retirarlo en el momento y con una fregona y un producto neutro es suficiente. Cuando las manchas no son recientes y se han quedado permanentes en la superficie, usamos un producto decapante quitamanchas específico para suelos hidráulicos. Ponemos el producto sobre la mancha, dejamos actuar durante unos minutos hasta que la mancha se haya disuelto, frotamos con un estropajo suavemente y aclaramos con agua abundante.

  • Suelos de hormigón: son superficies compuestas por granulados, arena, cemento o argamasa y agua y pueden añadirse diferentes pigmentos para dar color. Es un material solido, no le afecta ni el frío ni el calor ni la humedad, lo que hace que sea perfecto tanto para interiores como exteriores, tampoco se deterioran con el paso del tiempo y su mantenimiento es casi inexistente. Una de las mayores ventajas de estos suelos es que permite instaurar calefacción radiante.

Para realizar el mantenimiento diario cuando el suelo ya esta limpio y protegido, lo que hacemos es barrer con una escoba de cerdas duras, 2 veces por semana y para eliminar grandes residuos utilizamos una máquina hidro-lavadora de alta presión en el caso de ser exteriores y en interiores es suficiente un aspirado diario y cada 3 días, tras finalizar el aspirado o barrido, fregamos el suelo con agua y un producto neutro especializado en este tipo de pavimentos, que a parte de limpiar, protegen la capa externa de las baldosas y ayuda a mantener el color.

Cuando realizamos una limpieza exhaustiva en estos suelos comenzamos con eliminar la suciedad que se haya podido incrustar a lo largo del tiempo. Para ello, utilizamos un producto específico desincrustante diluido en agua y lo extendemos con una fregona y en las zonas de manchas o suciedad extrema frotamos enérgicamente con un cepillo de raíces o con un estropajo. Aclaramos con una manguera en el caso de exteriores, teniendo extremo cuidado con el jardín, ya que es un producto ácido y puede estropearlo o con una fregona y agua limpia en el interior del hogar o establecimiento. Dejamos secar durante 24h antes de poder extender la resina protectora, que actúa como impermeabilizante de la suciedad y deja la superficie hidratada, suave y con el aspecto del primer día.

Para esparcir el producto, utilizamos una brocha ancha y un recipiente acorde a la anchura de la paletina, vamos aplicando una capa ligera, sin dejar charcos en las juntas; una vez finalizado, tenemos que dejar secar durante 24h y sin poder pisar el espacio tratado. Con una capa de resina es suficiente para dejar protegido nuestro suelo durante una temporada pero si se quiere dejar un aspecto más brillante se puede aplicar una segunda capa pasadas las 24h de la capa primera y después debemos dejar secar otra vez el mismo periodo de tiempo. Es recomendable realizar este tratamiento cuando la temperatura del ambiente no es muy elevada, no se prevean lluvias y tampoco es aconsejable que le de el sol directo durante el proceso de secado.

Si el suelo ha sido ensuciado de aceite, de grasa, de tinta o de oxido utilizamos un cepillo de escoba de cerdas duras humedecido de agua y bicarbonato, aclaramos con agua; repetimos el proceso las veces que sean necesarias hasta que el residuo haya desaparecido por completo de toda la superficie.

Como puede comprobar estamos especializados en este tipo de mantenimiento y nuestros trabajadores cuentan con una gran cualificación para realizar cada uno de los procedimientos nombrados anteriormente, ayudados de las apropiadas máquinas y los productos necesarios para cada tipo de trabajo. Por otro lado, contamos con dicha maquinaria propia y con los productos necesarios profesionales para realizar las tareas cuando el cliente no dispone de ellos y para poder ofrecer las mayores facilidades a la hora de contratar y recibir el mejor servicio. Si necesita más información acerca de nuestro servicio de mantenimiento de suelos puede ponerse en contacto con nosotros. Tras realizar una visita previa, le ofrecemos un presupuesto personalizado acorde a sus necesidades y teniendo en cuenta metros cuadrados, numero de personal que necesita que se desplace a su emplazamiento, así como el tratamiento que quiere realizar; sin ningún tipo de compromiso.

¿Ofrecen servicio de urgencia?

Sí, ofrecemos un servicio de urgencia para el mantenimiento de suelos que consiste en comenzar el trabajo dentro de las primeras 24h una vez hemos sido avisados. También podemos desplazarnos en el mismo día de la llamada para realizar un presupuesto personalizado y que nuestros trabajadores puedan comenzar el servicio en el menor tiempo posible. Si ha sufrido un accidente como inundación, podemos desplazarnos para eliminar todo el agua de la superficie y encargarnos de su posterior limpieza y tratamiento, para dejarlo como nuevo. Si tiene exceso de suciedad y residuos por el pavimento o si ha sufrido un incendio por ejemplo, necesita volver a acondicionar en el menor tiempo, toda la superficie urgentemente, por lo que nosotros nos desplazamos a su emplazamiento para recuperar e higienizar todos los suelos del lugar que precisen de nuestra ayuda.

Volver al arriba

¿Cuáles son los servicios más demandados dentro del mantenimiento de suelos?

Dentro de los trabajos que habitualmente realizamos podemos encontrarnos con el aspirado, barrido y fregado de suelos, también realizamos una limpieza exhaustiva de las manchas que puedan encontrarse a lo largo de la limpieza y en los que el procedimiento de eliminación no es el mismo en cada caso; las principales técnicas más comunes pueden ser el lijado, el pulido o el decapado y con sus correspondientes encerados, abrillantados, sellados, tratamientos específicos de mantenimiento para la madera y el mármol, diamantados o cristalizados.

Volver al arriba

¿Realizan mantenimiento en suelos industriales?

Sí, nuestro equipo de trabajadores realiza el mantenimiento en todo tipo de industrias como fábricas, almacenes con gran tamaño de superficie, empresas de cadena de montaje, fabricas de productos alimenticios, grandes oficinas y cualquier tipo de establecimiento que necesite de nuestros servicios. En estas ocasiones el trabajo de mantenimiento tiene que ser exhaustivo debido a la cantidad de suciedad que se puede generar en un día y en el caso de las empresas que están en contacto con productos alimenticios para su posterior venta, las medidas y procedimientos son más severos y delicados debido a los problemas que puede desencadenar tener una mala o incorrecta limpieza y desinfección de los suelos, máquinas y demás superficies.

Volver al arriba

¿Limpian paredes con moqueta?

Claro, sin ningún problema. Cuando realizamos limpiezas en suelos con revestimiento de moqueta, muchas veces esta también se encuentra en paredes pero su mantenimiento no varia. Lo que utilizamos en este tipo de ocasiones es una máquina profesional de inyección-extracción de líquidos con el producto específico para moquetas y alfombras. El procedimiento que utilizamos es expandir o inyectar el producto con la máquina, frotamos con un cepillo, dejamos actuar para eliminar todas las manchas y aspiramos con la misma máquina o con un aspirador de líquidos. Por lo que si en su domicilio o negocio cuenta con paredes recubiertas de moqueta o telas, no tiene que preocuparse porque nuestro personal que le realizará el servicio, esta cualificado para dicho trabajo.

Volver al arriba

¿Realizan servicios puntuales para restaurar suelos en mal estado?

Sí, en Mantenimientos Jalon SL, realizamos servicios puntuales en suelos dañados, sucios o con un aspecto antiguo o brillo apagado y quiere recuperarlo. Si lo que necesita es una puesta a punto de su suelo nosotros podemos ofrecerle la técnica y el acabado que mejor se adapte a su tipo de suelo. Por ejemplo, para los suelos de mármol, granito, terrazo o de piedras naturales como arenisca o caliza, las técnicas que llevamos a cabo para recuperar el color y el aspecto del primer día, eliminar manchas y ralladuras efectuamos un micropulido o pulido dependiendo del deterioro, un cristalizado y un correcto abrillantado.

Para los suelos de barro efectuamos un decapado; diluimos el producto decapante en agua según las especificaciones y dimensiones del pavimento, lo extendemos por todo el suelo y dejamos actuar durante 20 minutos más o menos; transcurrido el tiempo, pasamos la máquina rotativa por zonas y se recogen los restos con la máquina aspiradora de líquidos y podemos repetir el mismo procedimiento las veces que nos sean necesarias para conseguir un aspecto adecuado y sin manchas. Después comenzamos con el aclarado para eliminar por completo todos los residuos del decapado y dejamos secar.

Con los suelos de porcelana, cerámica, gres y todo tipo de baldosas en general, las técnicas comúnmente realizadas son un pulido con discos de arrastre con diferentes granos y cuando finalizamos, aplicamos una resina o un flúorsilicato diluido para proteger, realzar los colores y dejar un acabado brillante o mate. En el caso de los suelos de madera realizamos un lijado o un acuchillado, dependiendo del desgaste de la superficie y un posterior lavado con agua caliente y detergente en polvo y un posterior aclarado a fondo. Pasadas 24-48h dejando secar, limpiamos las juntas y grietas y tras finalizar aplicamos una o dos capas de barniz con intervalos de 24h entre capa y capa.

Volver al arriba

¿Pueden desplazarse para realizar el mantenimiento de suelos durante y después de eventos?

Sí, podemos realizar la limpieza de suelos en eventos tanto si es un día concreto, durante un fin de semana o como si es durante un escaso o amplio periodo de tiempo en el que se efectúa el evento o convención. En este tipo de espacios los suelos más comunes que nos encontramos son de enmoquetado, de linolio y suelos de tarima flotante en los que tras finalizar se pueden desmontar fácilmente. Trabajamos durante todos los días del año, incluso festivos si fuese necesario.

Volver al arriba

Valore servicio si lo desea

4 votes with an average rating of 5.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para chequear que no seas un robot spammer